Israel se levanta: la historia del anillo del rey Salomón – La leyenda viviente

Cómo y por qué Israel, la nación emergente, elige levantarse durante siglos

Mucho antes de que el Estado de Israel se estableciera oficialmente en 1948, la tierra santa se enfrentó a interminables pruebas y tribulaciones, desde relatos bíblicos sobre países rivales que intentaban abolir templos, sobre áreas residenciales de comunidades judías que eran destruidas hasta las ruinas y, por supuesto, sobre genocidios como el holocausto, y la lucha de Israel de hoy con los terroristas que circundan la tierra. Sin embargo, sin duda alguna, hasta hoy, la nación emergente ha demostrado al mundo que no hay nada que termine con la suerte de Israel, ni siquiera cohetes que sobrevuelan el país prácticamente durante todo el día. Bajo todas las circunstancias, como nación, centro cultural, el centro con más reputación en relación con los avances tecnológicos y con la innovación en biotecnología y tecnología verde, desarrollos agrícolas, medicina, ciencia, ingeniería, viajes y turismo, diseño, trabajo artesanal y casi todos los campos desde la ciencia hasta las artes, Israel prevalece y es un líder de renombre mundial.

La pregunta es ¿por qué y cómo?

La sabiduría de Israel se remonta a las antigüedades y los tiempos del anillo del rey Salomón

No es de extrañar que el pequeño Estado de Israel, como nación, comunidad y región geográfica, se haya levantado como sobreviviente y haya logrado la excelencia en campos como la tecnología, eventos deslumbrantes para la familia y las empresas, experiencias excepcionales y verdaderamente inolvidables para turistas, hermosos diseños de joyería y Judaica, y mucho más. Ya en la era del rey Salomón y de su reino, los judíos en Israel, y los que han existido en todo el mundo, han aprendido a lidiar con la tristeza y se han levantado, conquistando para alcanzar la felicidad. Y cuando son felices, los judíos e israelíes lo aprecian especialmente, y saben que cualquier cosa puede suceder y que la tristeza puede golpear nuestro corazón en cualquier momento.

Entonces, ¿de dónde viene esta sabiduría, fuerza, resiliencia y persistencia? Están profundamente arraigados en la historia judía. ¿A qué cuento moral o alegórico nos referimos? Esta es la historia.

Una leyenda viviente: la historia del anillo del rey Salomón – En busca de la solución para las personas felices y las personas tristes

Hace siglos, el reino del rey Salomón estaba dirigido con justicia y lógica, ya que la realeza creía que un reino feliz era un reino gobernado con humildad, inteligencia, racionalidad y corazón. El Señor había dotado a Salomón con una brillante sabiduría, y Salomón creía que todos los hombres debían ser juzgados por igual en su reino, incluidos sus siervos y obreros.

Un día, hace mucho tiempo, el rey Salomón convocó a su hombre de confianza, Benaya, consciente de que debía encomendarle una misión que en realidad no podría cumplir. Benaya se acercó al rey y escuchó sus instrucciones, humildemente.

Salomón pidió que Benaya encontrara un anillo que pudiera transformar a un individuo triste en uno feliz y viceversa, transformando a la persona más alegre en una triste, tan solo mirando el anillo. Mientras Salomón fijaba una fecha límite para Sukkot, uno de los 3 festivales principales celebrados por los judíos, que coincide con la temporada de otoño del calendario solar, estaba seguro de que no había tiempo que fuera suficiente y que dicho anillo no existía. Benaya tuvo esencialmente varios meses para completar su misión, y viajó a lo largo y ancho para adquirir el anillo que Salomón le había encomendado y llevárselo.

Durante meses, Benaya no pudo encontrar ningún tipo de anillo que pudiera llevar a alguien a un estado de felicidad cuando estaba triste, y viceversa. Revisó orfebres en toda la tierra, regiones vecinas, joyeros, lo que fuera. No tuvo suerte. De hecho, el propio Benaya había caído en una forma de depresión, víctima de la desesperación, buscando impotente el anillo que Salomón le había encargado. Hasta que un día, Benaya encontró un pequeño y empobrecido taller, donde conoció a un pobre orfebre que trabajaba con joyas finas. Como no tenía nada que perder, y esperaba encontrar el anillo con todo para ganar en caso de que tuviera éxito, (ya presentándonos una dicotomía de la negativa que se vuelve positiva), Benaya le preguntó al orfebre si tenía un anillo mágico. Le explicó que tenía la en una misión de encontrar un anillo que convertiría a la persona más triste en una persona alegre, y un individuo alegre en una persona triste y melancólica. Para su sorpresa, Benaya oyó al joyero decir: “Espera aquí, te lo prepararé”. El orfebre Sacó un anillo de cobre de un cajón, lo grabó con un mensaje y luego le dio a Benaya el anillo, a cambio de un pago: un saco de monedas de oro.

Pensando que finalmente había completado su misión al gusto de Salomón, y precisamente de acuerdo con sus instrucciones, Benaya se acercó ansiosamente al rey con el anillo y se lo presentó al monarca. El rey Salomón estaba encantado y confiaba en que Benaya le había entregado lo imposible, y estaba asombrado por la persistencia y lealtad de su siervo. Salomón, sorprendido y con incredulidad, miró el anillo y luego leyó el mensaje que el orfebre había grabado en él. La sonrisa del rey se desvaneció y comenzó a fruncir el ceño pero, a la vez, se asombró al leer la inscripción:

“A pesar de todo, esto también pasará.”

La moraleja de la historia: el anillo del rey Salomón está profundamente arraigado a la mentalidad israelí y judía

Durante siglos, el pueblo judío y la nación de Israel han aprendido a levantarse. Cuando estamos consternados y desconsolados, o lidiando desesperadamente con tristeza, depresión, terror, odio y juicio, siempre debemos buscar esperanza y recordar que cada momento realmente pasará. Los israelíes de todo el país han optado por dedicar sus vidas a llevar al país al éxito, a pesar de todas las dificultades. Las naciones vecinas han intentado aniquilar a Israel durante décadas, mientras que las historias bíblicas muestran ataques interminables de tribus, países y líderes enemigos. ¿Recuerda la historia del Faraón y Egipto? ¿Dejemos ir a mi gente? Israelíes y judíos han estado enfrentando desafíos desde el primer día.

La clave es recordar que incluso cuando las épocas son prósperas y la vida es buena, y nos levantamos felizmente para demostrar al mundo que Israel es verdaderamente un líder en tantos campos, la humildad siempre debe ser nuestro centro. Sea cual sea el éxito que logremos, israelíes y judíos se recuerdan a sí mismos que, irónicamente, este momento de gloria también pasará. Mantenemos los pies en la tierra, avanzando con la ambición de liderar y sobrevivir, pero recordamos que la marea siempre puede llevarnos hacia el mar mediterráneo. Y con cada momento que nos lleve a sentir que las olas nos arrastran hacia el fondo, nadamos más inteligentemente, con más esfuerzo y más rápido, para sobrevivir y tener éxito. Historias como el anillo del rey Salomón se han transmitido de una generación a otra, manteniéndonos prósperos y optimistas, sin perder la sabiduría, la protección y manteniendo la consciencia, en todo momento.

Para echar un vistazo a algunas de las impresionantes réplicas de Holysands del anillo del rey Salomón, haga clic aquí .

Todas nuestras joyas están elaboradas por artesanos expertos, en Israel, hechas a mano y diseñadas para cautivar a cualquiera que la use o admire. Están creadas con materiales de primera calidad y la mejor atención al detalle y precisión. Nuestros anillos del rey Salomón son un hallazgo que usted debe comprobar.